Navigation Menu
La Plaza Nueva de Bilbao

La Plaza Nueva de Bilbao

  • Dirección: Plaza Nueva, 9,48005 Bilbao,Bizkaia

La Plaza Nueva de Bilbao

Si preguntáramos a los bilbaínos cómo recuerdan las mañanas de domingo de su infancia, seguro que muchos nos hablarían de la Plaza Nueva. Al menos yo no he conseguido borrar la imagen de aquellos niños con un enorme taco de cromos en sus manos y cerca de ellos su progenitor intentando negociar para que el pequeño terminara su colección. Tampoco me olvidaré nunca de aquellos peces rojos con los que muchas veces volvíamos a casa metidos en una bolsa de plástico con agua a modo de improvisada pecera.

Es la Plaza Nueva un lugar emblemático en el corazón del Casco Viejo de Bilbao. Un espacio de reunión y encuentro muy querido por todos los ciudadanos que alcanza todo su esplendor cada domingo por la mañana al celebrarse un mercadillo que nos traslada al pasado. Libros y discos antiguos, sellos, monedas y todo tipo de curiosidades se amontonan en los puestos junto a jaulas y peceras hoy vacías al haberse prohibido la venta ambulante de animales vivos por razones de higiene.

Pero viajemos a ese pasado para conocer la historia de esta plaza que a pesar de su nombre de nueva tiene bien poco. Se comenzó a construir en 1829 pero no se concluyó hastá 1849 y en todo este tiempo participaron tres arquitectos en su construcción. Silvestre Pérez se encargó de levantar los planos pasando a Antonio de Echevarria la dirección de la obra para ser finalizada por Avelino de Goicoechea, quién modificó el proyecto original. El emplazamiento elegido fue una marisma constantemente inundada que se conocía como Barrio de Zurradores en honor al oficio de sus habitantes, con una superficie aproximada de 3.500 m2.

El proyecto dio lugar a una bella plaza porticada cuyo nombre original fue Plaza de Fernando VII conmemorando la visita del monarca a la ciudad, pero esto no se lo preguntéis a los bilbaínos ya que muy pocos habrán oído hablar de este otro nombre. De estilo neoclásico y construida en piedra de sillería arenisca dorada tiene planta rectangular y consta de 18 arcos en dos de sus laterales y 15 en los dos restantes, sujetados con columnas dóricas sobre los que se alza una edificación de tres plantas (muchas de ellas destinadas a viviendas) de estilo funcional y sin apenas ornamentación que ocupa los cuatro lados de la plaza. Únicamente la fachada principal destinada a albergar en su día la Diputación de Vizcaya se muestra más monumental con la inclusión de cuatro columnas jónicas que sujetan un frontón. Posteriormente la Diputación cedería sus instalaciones a Euskaltzaindia (La Real Academia de la Lengua Vasca) que actualmente tiene su sede central en este edificio como aparece grabado en la fachada justo debajo del reloj y el gran escudo de Vizcaya.

Aunque en un principio se diseñaron únicamente cuatro accesos desde las calles Los Fueros y Sombrerería que daban paso a los lados menores de la plaza posteriormente se añadió un quinto desde la calle Correos que hoy es considerada como la entrada principal.

Inicialmente la Plaza era una zona ajardinada que contaba con una estatua de Don Diego López de Haro (fundador de Bilbao) en el centro. También hubo una gran fuente e incluso un quiosco de música, pero todo ello desapareció en 1966 con las obras de construcción del parking subterraneo. Posteriormente en una rehabilitación llevada a cabo en 1988 se recuperó parte del aspecto original dotando a la plaza de una zona ajardinada con enormes palmera en cada una de sus cuatro esquinas.

Pero es en sus pórticos donde se concentra su actividad diaria. En ellos han estado ubicados los comercios más emblemáticos de la ciudad como La Casa de Música “Dotesio”, La Armería de “Perdigón de las Tres Efes”o el Café Suizo y aún se conservan vestigios de otra época como el mítico Café Bilbao o El Restaurante Victor Montes que conviven hoy con los comercios y bares más actuales.

Cualquier momento es bueno para acercarse hasta la Plaza Nueva, un desayuno en una terraza, un tentempié a media mañana, un café después de comer o al atardecer, cuando muchas cuadrillas de amigos se reúnen a charlar a la puerta de sus bares mientras degustan alguno de sus pintxos más típicos. Y es que es este un espacio que invita a la tertulia y al relax como ningún otro en la ciudad, a pesar de su frecuente bullicio.

Es también el escenario de innumerables celebraciones que tienen lugar durante todo el año, desde ferias agrícolas o actividades infantiles de todo tipo, hasta la celebración de conciertos durante las noches de la Aste Nagusia (Semana Grande de las Fiestas de Bilbao). Pero si hay un día en el que la Plaza Nueva se viste su mejor traje de fiesta es sin duda el 21 de Diciembre cuando se celebra su tradicional Mercado de Santo Tomás que da la bienvenida a la Navidad.

 

Imprescindible:

  • Acercarse un domingo por la mañana, pasear por los puestos del mercadillo y terminar tomando algo en alguno de sus múltiples bares.

Datos útiles:

  • Metro: Casco Viejo.

Categorias:

  • Perfil
  • Jóvenes
  • Con niños
  • Escapada
  • En grupo
  • Singles
  • Mayores
  • Tipo de viaje
  • Marcha
  • Romántico
  • Compras
  • Cultura
  • Ocio
  • Gastronómico
  • Viaje de negocios
  • Si
  • No
  • Momento del viaje
  • Entre semana
  • Fin de semana
  • 1 semana o más
  • Puentes